Somerville llama a aprobar Tribunales Tributarios independientes

Sería deseable que los actores que tienen injerencia en el proceso legislativo reactivaran lo antes posible la tramitación de la iniciativa legal que reforma la justicia tributaria.

En la actualidad, el sistema chileno de justicia tributaria carece de la debida independencia. La primera instancia se encuentra en manos de los directores regionales del Servicio de Impuestos Internos. A esto debe sumarse que el nombramiento, la calificación y la remuneración del juez, los secretarios, los resolutores y el personal administrativo de la judicatura tributaria dependen del SII.

Asimismo, también la segunda instancia es parte crítica en este sistema, debido a las excesivas demoras que presenta.

Todo lo anterior hace difícil, en especial para las personas naturales y las empresas pequeñas y medianas, obtener el reconocimiento judicial de sus derechos en el ámbito tributario.

Al respecto, y atendiendo la necesidad de contar con una justicia tributaria más independiente, en noviembre de 2002 el Ejecutivo envió al Congreso Nacional un proyecto de ley que contempla la creación de Tribunales Tributarios de primera instancia, y la especialización de las Cortes de Apelaciones en materias impositivas.

En lo sustantivo, la iniciativa legal prevé que exista un Tribunal Tributario a cargo de un juez en cada una de las Direcciones Regionales del SII (16 en total), quienes deberán ejercer su competencia en su respectivo territorio jurisdiccional. Se exige que tanto los jueces tributarios como los abogados resolutores posean el título de abogado, y acrediten contar con especialización y experiencia en materias tributarias. A su vez se establece que pertenecerán al escalafón Tribunal Tributario del SII los funcionarios que ocupen el cargo de juez tributario, abogado resolutor y quienes sean nombrados como resolutores en los Tribunales Tributarios.

Respecto de la segunda instancia, el proyecto propone que las Cortes de Apelaciones que consten de dos o más salas en funcionamiento ordinario deban designar una de ellas para que conozca exclusivamente de los asuntos tributarios que se promuevan; mientras que en aquellas que por el número de causas tributarias que se conozcan, sea injustificado la implementación de una sala especializada, deberá designarse una sala para que conozca en forma preferente de esta materia en uno o más días de la semana.

La Confederación de la Producción y del Comercio, como activa promotora de la necesidad de disponer de una justicia tributaria independiente, destaca el compromiso del Gobierno al impulsar un proyecto de ley tan trascendente, el cual, si bien aún requiere de modificaciones, representa un avance.

Sería deseable que los actores que tienen injerencia en el proceso legislativo, reactivaran lo antes posible la tramitación de esta iniciativa legal, actualmente detenida en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados.

Para evitar que el proyecto de ley se vea impedido de lograr los necesarios y urgentes objetivos que se ha propuesto, y aun considerando las mejoras que ha tenido durante su discusión, será fundamental modificar varias de sus disposiciones.

La designación de los nuevos jueces tributarios debiera realizarse en la misma forma que la Constitución establece para los ordinarios, es decir, por el Presidente de la República, a propuesta en terna de la Corte de Apelaciones respectiva. Esto implica eliminar la restricción que impone el proyecto de ley a ésta, para que deba formar la terna de una lista de no menos de cinco ni más de diez candidatos, que le sea propuesta por la Dirección Nacional del Servicio Civil, servicio público recientemente creado.

Tampoco contribuirá a la mayor independencia de los nuevos Tribunales Tributarios, entre otras disposiciones, el que sus jueces y secretarios mantengan la calidad de funcionarios del SII, y sus remuneraciones provengan de su presupuesto; como asimismo, y ya en el ámbito físico, que los nuevos tribunales funcionen compartiendo dependencias con el SII.

La Confederación de la Producción y del Comercio ha venido aportando propuestas y sugerencias concretas destinadas a impulsar el establecimiento de una justicia tributaria independiente, y con el mismo espíritu, le reitera a los legisladores y al Gobierno su mejor disposición para seguir contribuyendo con esta relevante causa.

 

Una justicia tributaria más independiente
Cartas al Director El Mercurio
Hernán Somerville Senn, Presidente Confederación de la Producción y del Comercio Domingo 10 de abril de 2005

 

¿Le fue útil este artículo?

Fuente: El Mercurio

tabs-top

Los comentarios están cerrados.