Toro sugiere más Factura electrónica para frenar Fraudes

La aparición de facturas falsas en el rendimiento de gastos de campañas políticas causó justificada consternación. Lo que la opinión pública ignora es que las facturas falsas, principal mecanismo usado para evadir el IVA, constituye un problema mayúsculo, no sólo en Chile, sino a nivel mundial. En mi experiencia como Director del SII, me tocó patrocinar cerca de 700 querellas por delitos tributarios, sólo por este concepto.

Lo que hemos conocido recientemente es un episodio de un problema de ribetes mucho más profundos.

En Chile se utilizan alrededor de 300 millones de facturas al año, que la ley exige estén previamente timbradas por el SII. Este elevado número, que crece conforme la economía se expande, hace que la factura falsa sea un problema siempre latente, no sólo para el cumplimiento del IVA sino también para el desarrollo de negocios. Por ello, el combate a las facturas falsas fue una prioridad en el SII en los últimos años. El conjunto de medidas adoptadas, y que incluyó entre otras la creación de la fiscalía anti-facturas falsas el 2001, permitió reducir la evasión del IVA de un 20% el 2000 a cifras en torno al 14-15% el 2005, porcentaje este último similar al estimado para países como Inglaterra.

Pero la lucha contra la evasión es costosa y menos eficiente sin cambios radicales en la gestión institucional. Por ello, el SII decidió hacer una completa reingeniería del sistema, y, en alianza con el sector privado, introdujo en el 2003 la e-factura en reemplazo de la factura de papel. La e-factura otorga la ventaja crucial de poder verificar su validez en www.sii.cl. Este cambio constituyó un golpe de timón para el cumplimiento de un trámite tributario y, más importante aún, para introducir una reforma microeconómica de alto impacto en la productividad y competitividad de las empresas. Su masificación la llevará a transformarse en la plataforma de comercio electrónico del país, logro que pondría a Chile como líder mundial en este ámbito.

El SII sentó las bases para la masificación de la e-factura a través de diversas iniciativas, entre otras, el apoyo para una oferta de proveedores de e-factura; un portal de e-factura gratuito para las pequeñas empresas; la habilitación de la recepción de e-factura a los organismos públicos en el portal ChileCompra; la e-factura de exportación con funcionalidades de trazabilidad de los bienes exportados; mérito ejecutivo para potenciar su transferencia (factoring), que también se viabilizó en modo electrónico a través de un registro público administrado por el SII.

Pero queda mucho por hacer para revitalizar el impulso a la masificación de la e-factura, donde el Gobierno puede jugar un rol protagónico.

El desafió es perseverar en la respuesta tecnológica y masificar la e-factura , esto fortalecerá el combate al fraude y potenciará la competitividad de las empresas.

El Mercurio, Domingo 7 de enero de 2007

OPINIÓN

La respuesta tecnológica ante las “facturas falsas”
JUAN TORO Ex Director de Impuestos Internos

tabs-top

Los comentarios están cerrados.