SII ataca baja recaudación

Ante la baja recaudación en la Operación Renta:
SII pedirá información tributaria a las 100 empresas más grandes
El procedimiento es formal y no se basaría en sospechas específicas sobre las compañías involucradas. Habrá una concentración especial sobre las firmas mineras.

Eduardo Olivares y Camila Infanta

A partir de este mes, el director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Ricardo Escobar, verá la concreción de uno de sus planes más importantes: la segmentación de contribuyentes. El primer objetivo serán los más grandes. Los 100 más importantes, cuentan desde la entidad.

La ocasión -y la excusa- resultaron apropiadas: la baja recaudación tributaria registrada desde este sector en la Operación Renta 2008. El total de las declaraciones por impuestos de Primera Categoría, antes de rebajas, fue de US$ 8.185 millones, 5,3% inferior a 2007.

Durante estos días, el servicio, y en especial la Subdirección de Fiscalización a cargo de Jorge Trujillo, está preparando las cartas y los formularios que enviarán a las compañías. En ellos se les requerirán datos completos sobre sus estados contables y los informes de auditoría que se les practicaron. Los casos se concentrarán en aquellas que registraron una reducción en su renta líquida imponible en 2008 y que tuvieron resultados financieros en otra dirección.

En el SII comentan que no existe una presunción de sospecha per se sobre las firmas, sino que es obligación de la entidad recabar más antecedentes ante la evidente merma en los recursos respecto de lo que estaba previsto. Escobar lo explicó el 4 de junio. “Queremos saber a qué responde esa aparente contradicción entre menores impuestos a la renta y la mayor actividad económica, y el camino para ello es fiscalizar las bases imponibles contra las cuales se establecen los impuestos por pagar por parte de las empresas”, dijo.

La misma autoridad hizo el contrapunto de que no necesariamente esa ecuación equivale a sospecha fundada, pues pudo haber ocurrido que las compañías destinaran muchos fondos a inversión -con la correspondiente depreciación- o a gastos de operación mayores. “En cuanto a impuesto adicional a las remesas de utilidades, puede ocurrir que las grandes empresas estén reinvirtiendo sus ganancias y, en consecuencia, están distribuyendo menos utilidades a sus accionistas. Naturalmente, queremos tener certeza al respecto y por eso vamos a efectuar un programa de fiscalización especial”, expuso hace dos semanas.

La lupa en las mineras

De la centena de empresas, la lupa estará sobre las 10 mineras más grandes. Por los números. Su tributación de Primera Categoría alcanzó los US$ 2.716 millones en la reciente declaración, 19,1% menos que hace un año. También disminuyó el pago por royalty en similar porcentaje, el cual se descuenta como crédito después en la base imponible de la renta.

El presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Alfredo Ovalle, tiene una respuesta a la caída de los pagos, que ocurrió pese a que se registraron en el período los mayores precios del cobre de las últimas décadas. “Esta menor recaudación se explicaría por un incremento sustancial en los costos de operación, situación que es generalizada a nivel mundial. Destacan los costos de energía, insumos, mano de obra y costos financieros. Adicionalmente, la menor tributación obedece a la disminución de reparto de utilidades y la mayor inversión, lo cual explicaría la menor recaudación por concepto de impuesto adicional”, comentó a “El Mercurio”.
El Mercurio, Lunes 16 de junio de 2008

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.