Impugnación de Impuesto Territorial

Si su casa está al fondo del sitio o en una calle muy transitada se puede cambiar el avalúo fiscal y con eso bajar este impuesto. Por su cuenta, a través de las municipalidades o con la ayuda de un experto se puede intentar reducir este pago.

BERNARDITA SERRANO BASCUÑÁN

Hasta mesones especiales para atender a los enojados propietarios tuvo que instalar el Servicio de Impuestos Internos (SII) tras el último reavalúo de las propiedades que realizó en 2005.

Es que más de una vez se repitió el caso de un contribuyente que, cuenta, recién se había comprado una casa y se preparaba para hacer arreglos. Pero cuando se dio cuenta de cuánto tenía que pagar en contribuciones, se sorprendió. El avalúo fiscal de la propiedad de éste era mayor a lo que él mismo había pagado unos meses antes. Aunque cuenta que “nunca hace estas cosas”, mandó una carta al SII y unas semanas después le bajaron el valor. Esto le generó un ahorro de unos $500 mil al año por concepto de contribuciones.

Cuatro mil solicitudes

De ese episodio y del reavalúo general han pasado más de tres años. A pocos días del vencimiento de la primera cuota de 2009 (30 de abril), y sumando la crisis económica, son cientos las personas y empresas que están pidiendo al SII que revise lo que se les cobra anualmente. Durante los tres primeros meses del año se han presentado unas cuatro mil solicitudes de revisión.

Desde que se hizo la corrección general en 2005, más de 70 mil personas han pedido reconsideraciones de su situación. Eso sí, no en todos los casos la respuesta es favorable para el contribuyente.

“En general, la gente no hace nada por bajar las contribuciones porque asume que están bien hechas y lo que cobran es lo que tienen que cobrar. Pero es que es un derecho del contribuyente pedir que se revise”, cuenta el abogado Eugenio Benítez, quien a través de Estudio Guzmán hoy tramita unos 100 casos.

La diferencia

Para hacer el cálculo de cuánto debe pagar cada contribuyente, las municipalidades entregan al SII documentos como permiso de edificación, certificados y planos de copropiedad. A partir de éstos, la entidad estatal hace el cálculo de cuánto se debe pagar en cada caso.

Pero ¿dónde está el problema que hace que en algunas propiedades el valor no se ajuste a la realidad?

“La información que entregan las municipalidades depende de la capacidad técnica que tiene cada dirección de obras”, comenta Manuel Gatica, de la Asociación de Municipalidades. Tomando en cuenta que hay municipalidades que ni siquiera tienen jefe de obras, hay casos en que la información que se entrega no es la mejor.

Como el mecanismo de cálculo funciona sobre la base del promedio de la cuadra o la calle, es esencial la información que entregue el municipio. Que la casa esté al fondo o al principio del sitio, que la calle sea muy transitada, que el terreno tenga poco frente y mucho fondo o que los materiales de construcción sean mejores o peores, pueden hacer que las cosas cambien.

“Dado que en la práctica el SII no puede recorrer rol por rol, se aplica sobre la base de promedios. Ahí es cuando surgen los problemas”, cuenta Bettina Horst, investigadora del Instituto Libertad y Desarrollo, quien ha trabajado en el tema.

Contar con la información más exacta posible es esencial. En la Municipalidad de Providencia lo tienen claro y en su departamento de catastro se preocupan de esto. Además, en esas oficinas trabajan, desde hace unos cinco años, dos empleados del SII que orientan a los contribuyentes sobre cómo proceder si no están de acuerdo con lo que se les cobra.

Corregir a la baja

Empresas y estudios de abogados están trabajando en el tema. Según cuentan Matías Guzmán y Eugenio Benítez de Estudio Guzmán, la crisis ha intensificado las consultas. “Hoy la gente no tiene flujo. Las empresas nos dicen que éste es un año en el que hay que ahorrar, y todo es bienvenido”, cuentan.

Y los ahorros que hasta ahora han logrado no son menores. Cuentan que han presentado unos mil casos desde 2006 y que en el 98% de las ocasiones han logrado rebajas que se han traducido en ahorros de hasta $30 millones anuales. Eso, además de un cheque porque se pagó en exceso los últimos tres años.

Vienen nuevos cambios: El polémico reavalúo que viene en 2010

Ya han aparecido algunas voces que piden que se cambie el avalúo de las propiedades, porque producto de la crisis, el valor comercial de ellas ha cambiado.

Pero más allá de la polémica, lo cierto es que por ley el reavalúo de las propiedades se hace cada cinco años. Y el que viene se hará en 2010. En el entendido de que en cinco años las cosas cambian, sería mejor realizar el ejercicio todos los años. Pero en la práctica eso es imposible, por el alto costo que implica la medida.

Los descontentos, o esperan un año, o piden una evaluación de su caso particular. “Existe un plazo para reclamar el avalúo que se haya asignado a un bien raíz. Además, existe la instancia administrativa por medio de la cual un contribuyente puede solicitar la revisión del avalúo fiscal cuando existan discrepancias respecto de los antecedentes utilizados para determinar el avalúo fiscal. Por lo tanto, depende de la situación particular de cada contribuyente”, cuenta Sebastián Guerrero, abogado socio del Estudio Guerrero, Olivos, Novoa y Errázuriz.

Unas 70 mil consultas han llegado al SII desde 2006
Bajar las contribuciones: Una opción atractiva en tiempos de crisis
El Mercurio, 12 de abril de 2009.

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.