Cayman y Obama

Las autoridades de las Islas Cayman se encuentran en un grave problema económico y Reino Unido no les ha concedido autorización para endeudarse, sino que les ha sugerido el establecimiento de un impuesto local.

En las Islas Cayman, inversionistas chilenos tenían inversiones por US$ 1.319 millones, el 29,5% del total, según consigna el Banco Central, al 2001.

derechotributario.cl
reflexión activa

A proposito de esta noticia: Obama anuncia reforma para evitar evasiones a través de paraísos fiscales.

La medida no sólo afectará a grandes empresas, sino también a ciudadanos que buscan abrir cuentas en el exterior para pagar menos impuestos.

MANUEL SILVA G.

Los principales líderes mundiales han tomado la decisión de terminar con los llamados “paraísos fiscales”, y el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió dar el primer puntapié en esa dirección.

Junto al secretario del Tesoro, Timothy Geithner, Obama anunció ayer las líneas gruesas de una profunda reforma tributaria que impulsará en el país -que fue parte de sus compromisos de campaña-, cuyo eje central es impedir que las grandes corporaciones con operaciones externas utilicen paraísos fiscales para reducir su carga tributaria en Estados Unidos.

No es todo. Obama también dijo que se reformularán las normas que han estimulado a miles de estadounidenses a abrir cuentas bancarias en el exterior con el fin de reducir impuestos.

La meta del gobierno es que en un plazo de diez años se logren recaudar US$ 210 mil millones. Obama dijo que este dinero será utilizado para reducir el déficit fiscal, disminuir los impuestos a las empresas que respetan la legislación y ayudar a las familias trabajadoras.

El Secretario del Tesoro indicó que, salvo los gastos destinados a investigación y experimentación, las empresas ya no recibirán deducciones de impuestos por sus inversiones en el exterior hasta que hayan pagado sus tributos sobre beneficios obtenidos en el exterior. También se busca cortar la práctica de dejar ganancias indefinidamente en paraísos fiscales.

El conjunto de medidas anunciadas por el gobierno generó un inmediato rechazo a nivel empresarial. La Asociación Nacional de Manufactureros señaló que la propuesta es “desastrosa” para las compañías estadounidenses, ya que restará competitividad. La propuesta tocará inevitablemente intereses de grandes corporaciones como General Electric o Procter & Gamble, que tienen filiales en algunos paraísos fiscales. Algunos juristas también advirtieron que se avecina una dura batalla legal si los cambios del gobierno no contemplan un período de transición razonable.

Industria lucrativa

Para justificar la nueva estructura tributaria, el Departamento del Tesoro entregó cifras reveladoras. En 2003, un tercio de las ganancias de empresas estadounidenses provinieron de Bermudas, Holanda o Irlanda. Unas 18 mil empresas estadounidenses están alojadas en las Islas Caymán, y en 2004 las multinacionales del país pagaron sólo US$ 16 mil millones de impuestos respecto de los US$ 700 mil millones que generaron sus activos en el exterior.

En la última cumbre del G-20, a comienzos de abril, los líderes resolvieron aumentar la supervisión sobre el mercado de capitales y los paraísos financieros. La OCDE estima que la industria global de paraísos fiscales concentra unos US$ 11 mil 500 millones.

“Este agujero (…) permite a algunas de nuestras empresas más grandes (…) no pagar impuestos en ninguna parte”.

“Si las instituciones financieras no cooperan, asumiremos que están refugiando dinero en paraísos fiscales”.
El Mercurio:Martes 5 de Mayo de 2009:

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.