Las donaciones del terremoto

“El último cómputo de lo recaudado es de apenas $109 millones, o sea nada. Y la verdad es que estamos súper angustiados porque necesitamos muchísimo más. A nosotros se nos han caído 15 obras y tenemos que arreglar otras”, es el balance de Susana Tonda, directora del Hogar de Cristo, tras el terremoto.

No es la única en problemas. “Apenas hemos recibido en nuestra cuenta $2 millones y necesitamos más para poder llevar ayuda al sur”, dice Francisco Paredes del Ejército de Salvación, institución que tiene un camión comedor que reparte comida caliente en la calle, al estilo estadounidense, y que hasta ahora lo ha podido movilizar sólo en Santiago.

Y aunque las necesidades superan la ayuda que llega, lo cierto es que tras la catástrofe los chilenos aumentaron en un 22% lo que donan a caridad en un mes normal.

Si se suma lo entregado en dinero por las personas en la campaña “Chile Ayuda a Chile” a lo aportado a instituciones como el Hogar de Cristo, Caritas Chile y Un Techo para Chile, entre otras, se llega a $21.700 millones. Per cápita, esto implica que cada chileno donó $1.270.

La cifra recaudada excluye los productos como alimentos y ropa, y los aportes directos individuales, como la entrega de dinero “mano a mano” o las horas de trabajo de los voluntarios armando mediaguas o reparando hogares (ver recuadro).

En efecto, según el Estudio Nacional de Voluntariado de la Fundación Trascender y Collect GFK al mes los chilenos donan en promedio $5.660, considerando tanto el vuelto del supermercado, como los aportes a instituciones de beneficencia, la moneda que se da en la calle, las campañas específicas y la colecta de la misa.

La encuesta además concluye que el 95% de los chilenos dona y que el año pasado los aportes subieron un 56% con respecto al 2008.

El 70% de los consultados se mostró de acuerdo con que: “los chilenos somos solidarios sólo cuando hay catástrofes”.

Otras donaciones

Por el terremoto, además de los aportes personales, también hubo importantes donaciones de gobiernos y organismos internacionales, que hasta el momento alcanzan los $14.500 millones, y de empresas locales, que en total han donado $25.351 millones si se suma lo que dieron a la Teletón y lo que entregaron directamente en las zonas afectadas y a fundaciones.

Así, en esta cruzada, el monto en dinero que dieron las compañías superó al aporte monetario de las personas en $3.651 millones.

Preocupa el futuro

Además de las necesidades generadas por el terremoto, en las organizaciones solidarias están muy preocupados por sus ingresos futuros, ya que creen que esta catástrofe vació los presupuestos para donaciones de las empresas y podrían perder algunos aportes de particulares.

Chile ha reunido más productos que dinero

Treinta toneladas de alimentos logró juntar el Ejército de Salvación para ir en ayuda de los que quedaron en la calle después del terremoto y sólo ha reunido $2 millones en la cuenta que habilitó en el Banco Santander y el Hogar de Cristo y les fue excelente en la recolección de alimentos durante la semana después del terremoto y en dinero les ha ido “malito”, contó Susana Tonda, directora ejecutiva de la institución.

La gente prefiere donar productos más que dinero. Las bodegas de la Cruz Roja están repletas de ropa, alimentos y útiles de aseo; Caritas Chile ha logrado repartir 200.856 cajas de alimentos en Rancagua, Talca, Linares, Chillán, Los Ángeles, Concepción y Santiago y en la Campaña Chile Ayuda a Chile se juntaron unos $17 mil millones en especies, según los cálculos de Mario Kreutzberger.

Además se hicieron campañas de productos definidos a los que los chilenos adhirieron con fuerza. Por ejemplo la campaña Dona tu parka recaudó 3.200, la que junta bicicletas lleva más de cien y la de sacos de dormir otros tantos.

Lo mismo pasa con la ayuda que viene del exterior. Desde fuera de Chile hemos recibido ayuda de más de 30 países y sólo 12 han hecho aportes en dinero que fluctúan entre los US$ 100 mil que aportó Tailandia y los US$ 4 millones, que aportó la Unión Europea.

Pero los alimentos y enseres que han aterrizado en Chile suman cientos de toneladas. Cerca de veinte mil frazadas, más de dos mil carpas, una veintena de plantas potabilizadoras de agua y hospitales de campaña y más de cien teléfonos satelitales son parte de lo entregado desde el exterior.

Sólo la ONU entregó 120 toneladas de galletas energéticas, Perú 30 toneladas de distintos productos, la Cruz Roja Española 25 toneladas de ayuda y Ecuador tres aviones con víveres.

APORTES las donaciones de los chilenos y del exterior se concentraron en productos.

De dónde vienen los $21.700 millones

Los aportes de particulares suman $21.700 millones. Si se dividen por los 17.094.000 chilenos, población proyectada por el INE a 2010, significa que cada compatriota aportó $1.270. Se sumó:

El dinero donado por particulares a “Chile Ayuda a Chile” son $19.800 millones.

El 90% de la campaña de Cuaresma de la Iglesia Católica, serían $865 millones más, considerando lo recaudado en 2009.

Un Techo para Chile juntó $276 millones.

La Cruz Roja Chilena juntó $270 millones.

La Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre lleva $200 millones para reparar iglesias.

Caritas Chile tiene depositadas en su cuenta $164 millones más.

El Hogar de Cristo suma $109 millones en su cuenta habilitada para el terremoto.

El Ejército de Salvación sólo ha logrado reunir $2 millones para dar alimentos.

$23 millones sumaron las donaciones de Matías Fernández y del grupo de Investigadores Chilenos en Barcelona.

Experto en solidaridad: “Es necesario que sea constante”

Los terremotos en Chile y en Haití movilizaron a la comunidad internacional. Países y organismos han enviado carpas, frazadas y hasta hospitales de campaña. Sin embargo, esto no quiere decir que se vaya a tratar de ayuda que se sostenga en el tiempo.

“Las solidaridades puntuales ligadas a la exhibición mediática tienen lecturas muy complicadas. Por una parte, responden a una compasión general y, por otra, a acallar rápidamente la inquietud que se genera. Es necesario que la solidaridad sea más sostenida, constante e importante”, explica el sociólogo español Pedro Cabrera. Cuando estuvo en Chile, en septiembre de 2009, se sorprendió “del estilo tan peculiar” que teníamos para tratar estos temas, ya que mientras aquí una Teletón logra remecer al país o la gente asiste a una Cena Pan y Vino, en España eso no funcionaría.

Sin embargo, según cuenta, en los últimos cuatro años en España han logrado mejorarse las cifras de donaciones. Es así como han pasado de recaudar dos mil millones de euros a seis mil millones de euros en ayuda para desarrollo gracias a que han logrado que los españoles se vinculen al tema. Justamente eso es lo que han logrado en EE.UU. Según el informe anual de Giving USA, en 2007 se recaudaron US$ 307 mil millones en donaciones. Tal como en años anteriores, la cifra representa cerca del 2% del PIB.

El Mercurio, 15 de marzo de 2010.
Aportes en efectivo de los particulares:
22% más que en un mes común donaron los chilenos en marzo

Sin contar especies, cada chileno entregó $1.270 para ayudar a los damnificados, lo que se suma a los $5.660 que donan en promedio al mes.

B. Aguirre, B. Serrano y A. Ortega

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.