ACTOR DE ACUERDO TRIBUTARIO SE REFIERE A LA REFORMA

ACTOR DE ACUERDO TRIBUTARIO SE REFIERE A LA REFORMA

Entrevista a Juan Andrés Fontaine en Diario Pulso:

¿Cuánto puede mejorar la reforma tributaria con el cambio legal anunciado por el Gobierno?

Es muy positivo que el ministro Valdés haya anunciado este proyecto para simplificar un aspecto que era particularmente complejo de la reforma, que era la opción de dos sistemas. Ahora, esto no significa que los costos económicos de la reforma tributaria del año pasado se evitan.

Esto es un tema operativo, relativamente marginal dentro del total. El verdadero problema tiene que ver con la subida tan fuerte de la carga tributaria sobre las empresas y eso va a seguir penando sobre las expectativas y sobre las decisiones de inversión y empleo este año, el próximo y los que vienen.

Y en la cocina donde usted participó, ¿no hubo espacio para negociar eso?

En absoluto. Estábamos tratando con un Gobierno que había ganado con amplia mayoría haciendo esta propuesta. Lo único que se podía discutir en el Senado era si se podían limar los aspectos más dañinos, bajo la idea de recaudar el 3% y que en ningún caso podía excluirse la renta atribuida como concepto, porque eso había sido parte de las propuestas de la Presidenta. Dentro de esa cancha diseñamos esta fórmula que obviamente tiene defectos, pero que son menores que lo que había sido el original.

¿Ahora tampoco ve posibilidad de modificar las tasas?

No me parece que las haya en este momento. En ese sentido, creo que el verdadero desafío para el sector al que yo pertenezco si volvemos a ser Gobierno, es diseñar una propuesta que alivie los impuestos de las empresas a partir de 2018 sin generar un hoyo fiscal. Como el próximo Gobierno asume en marzo de 2018 y la tasa de Primera Categoría sube a 27% durante ese año, todavía es posible hacer las modificaciones correspondientes para que no se concrete si es que están los votos, cosa que está por verse.

¿Si tuvieran los votos las idea sería volver a 25% ese impuesto?

En lo posible a 25% o menos en las empresas, y en lo posible subir el crédito tributario que hoy es 65% al 100% para restablecer un sistema plenamente integrado. Y en el contexto de una economía que es capaz de crecer de nuevo al 5%, habría probablemente ahí recaudación suficiente para suplir el déficit que producen esos cambios.

Con la renta atribuida en su mínima expresión, ¿qué queda de la reforma tributaria original más allá del alza de tasas? ¿La eliminación del FUT?

El FUT se cambió por una fórmula semejante, no me parece que sea un gran cambio. Siento que en lo tributario nosotros paramos la retroexcavadora. Dejamos un sistema que tiene mucho de los elementos que tenía el anterior, con tasas altas pero que son rebajables a futuro, y con cambios importantes en la línea en que muchos siempre planteamos que había que trabajar: la eliminación de ciertas filtraciones en el FUT que permitían manejos inadecuados y el reforzamiento de los poderes de la autoridad tributaria para controlar formas de evasión en las normas llamadas antielusión.

¿Le fue útil este artículo?

Fuente: Pulso. 31 de agosto de 2015. Por Olga Bustamante.

tabs-top

Los comentarios están cerrados.