OPERACIÓN RENTA 2016:  FISCALIZACIÓN MAS INTENSA?

OPERACIÓN RENTA 2016: FISCALIZACIÓN MAS INTENSA?

La semana pasada el Servicio de Impuestos Internos (SII), dio a conocer los resultados de la Operación Renta 2016,y  en esa oportunidad la propia institución destacó el alto porcentaje de declaraciones objetadas, que llegó a un 14% más que en años anteriores.

Esto, sumado a que el alza de las declaraciones de impuestos de este año sólo fue de 4%, hacen pensar en el cambio de mano que estaría teniendo el organismo, a una mirada mucho más fiscalizadora, o como se dijo en su momento, a una “mano más dura”.

Este cambio habría empezado con la llegada de la nueva administración del SII encabezada por Fernando Barraza, y teniendo como segundo protagonista a Víctor Villalón, subdirector de fiscalización del organismo. Si bien existen nuevas facultades que se le entregó al SII con la Reforma Tributaria (como la implementación de las normas antielusión o la mayor fiscalización de los precios de transferencia), existen otras acciones que nada tienen que ver con la Reforma y que han marcado al Servicio, como la presentación de numerosas querellas criminales en casos como Penta o SQM.

Carolina Fuensalida, socia de Fuensalida & del Valle y asesora de grandes empresas, sostiene que “en el tema de las querellas criminales hay un antes y un después. No se había visto precedentemente en otras administraciones tributarias el uso de la querella criminal, antes estaba muy focalizado en lo que era IVA. En materia de Impuesto a la Renta, el ejercicio de las acciones criminales se dejaron para situaciones excepcionales, muy puntuales, muy poco frecuentes”, sin embargo esto habría cambiado, lo que también ha hecho replantear las acciones de los abogados tributarios.

Durante el 2015, el SII presentó en total 175 querellas en materia de justicia tributaria penal, las cuales tuvieron un perjuicio fiscal de $21.700 milones. Durante el mismo año, se terminaron 165 querellas penales, que tenían un perjuicio fiscal de $36.300 millones.

Pese a esto, Cristián Vargas, ex subdirector jurídico del SII y actual socio tax & legal de BDO, sostiene que “no se conoce en realidad cuál es la política que se está siguiendo o se va a seguir en materia de delitos tributarios. Incluso en los casos relacionados con financiamiento de la política, se ha criticado que las querellas presentadas no son las mínimas requeridas para la prosecución de las investigaciones por el Ministerio Público, y no hay evidencia que el SII pretenda recopilar antecedentes respecto de nuevas aristas, distintas de las existentes desde el 2014”.

Claudio Bustos, socio de Bustos & Cía, añade que, a su juicio, “el SII está ejerciendo cada vez un rol fiscalizador más riguroso, lo cual se debe entre otras razones, a que la jurisprudencia reciente de los tribunales de justicia, especialmente de la Corte Suprema, ya desde antes de la aprobación de la Reforma Tributaria, ha dado la razón al SII en diversos fallos invocando como fundamento la ausencia de una ‘razón de negocios’ o aludiendo a la realidad económica de la operación, aún en casos donde existía una legalidad de forma. Este factor otorga mayor confianza a la autoridad a la hora de enfrentar juicios por casos de elusión tributaria”.

Sin embargo, las querellas criminales presentadas por el SII no son el único indicador de un cambio de mano en el organismo.

La Reforma Tributaria introdujo la Declaración Jurada (DJ) 1913, destinada a los grandes contribuyentes, y en donde debían declarar información relacionada a la administración y organización de la empresa.

Fuensalida destaca que “nos tomó a todos por sorpresa en cuanto a su contenido y en cuanto a su alcance, porque me imagino que eso apunta efectivamente a tratar de recopilar más información para empezar a ejercer y mirar las normas antielusión, porque saber quién era un asesor antes era absolutamente inocuo, hoy en día interesa para saber quiénes hacen planificaciones más o menos agresivas, cuáles nombres empiezan a ser recurrentes, hacia quiénes mirar a la hora de ejercer las acciones que el SII va a disponer”.

Sobre esta declaración, en el balance de la Operación Renta 2016, el SII señaló que un 29,3% de las empresas que debían presentar la declaración y que no lo hicieron, serían contactadas para que entreguen la información requerida, aunque también destacaron que valorarán el proceso voluntario de esto, y que en caso que las firmas sigan en la postura de no realizar la declaración, se aplicarán las sanciones que el Código Tributario establece.

Soledad Recabarren, socia de Recabarren & Asociados, sostiene que “fueron observadas todas las empresas que tenían que presentar declaraciones y no presentaron, uno lo que puede decir es que las nuevas disposiciones y nuevas políticas de fiscalización hicieron que se incrementaran las observaciones por parte del Servicio”.

En cuanto a los dineros en el exterior, si bien el proceso de repatriación de capitales era voluntario y anónimo, a través de mecanismos de filtración masiva como la lista Falciani o los Panama Papers, el Servicio obtuvo una serie de información para identificar los contribuyentes que tenían dinero en el exterior. Por lo mismo y parecido a lo que pasó con la DJ 1913, el SII notificó a las personas de las cuales sabían que tenían dineros fuera, y no los habían notificado, para que también los declaren, aunque sin los beneficios que otorgó el proceso de repatriación de capitales.

Para Vargas, la mano no ha cambiado para todo el mundo: “No me parece que el SII esté siendo más ‘duro’ en la fiscalización, sino más bien focalizando su acción en sectores que presentan un mayor riesgo de incumplimiento tributario, como es el caso de operaciones en el extranjero”.

Fuente: PULSO

tabs-top

Los comentarios están cerrados.