CRITICAS A PROYECTO QUE MODIFICA ORGÁNICA DE LOS TTA

CRITICAS A PROYECTO QUE MODIFICA ORGÁNICA DE LOS TTA

Los Tribunales Tributarios Aduaneros (TTA), son quizás desconocidos para muchos, pero resulta que con las nuevas normas que trajo consigo la Reforma Tributaria, como por ejemplo la incorporación de las normas antielusión, traería consigo una mayor carga de trabajo a estos tribunales. Luis Seguel, abogado de Cabello, Letonja & Cía y presidente de la Comisión de Tribunales Tributarios Aduaneros del Instituto Chileno de Derecho Tributario, señala las principales críticas al proyecto de ley ingresado al Congreso.

¿Qué busca el proyecto?

– Tener más dotación, más funcionarios de los tribunales tributarios. Antes que entraran en vigencia en Santiago los TTA, atendida la poca cantidad de juicios que había en regiones, el Ministerio de Hacienda dijo ‘disminuyamos un poco la cantidad de funcionarios judiciales para Santiago’, esto fue en el 2013. No era tanta la disminución, pero afectaba en Santiago. Hoy hay 125 y se están aumentando a 139 incluyendo jueces, secretarios y resolutores. En el tribunal hay un juez, el abogado que lleva todos los temas administrativos, y el resto son funcionarios expertos o resolutores, que son en la mayoría abogados.

¿Este aumento es suficiente considerando todas las nuevas atribuciones que tienen los TTA?

– No, la verdad es que no.

¿Cuántos faltan?

– Con información del cuarto trimestre del año pasado, hay 2.247 juicios hoy. Si esto se compara con lo que llevan los tribunales civiles o del crimen no es nada, muy poco, pero estos casos son de una alta complejidad. Yo no soy ingeniero para determinarlo, quizás nos falten el doble de tribunales, pero quizás podría existir una manera de que hubiese jurisdicción común de todos los tribunales, así los que tienen menos causas pueden asumir juicios de otros tribunales.

¿Qué significa que este proyecto aún no salga, si la implementación de la Reforma tributaria ya está en marcha?

– No le veo ninguna consecuencia negativa porque ya está la intención, hay una tramitación que si bien no es de las más rápidas, tampoco es de las más lentas. El cambio en ese sentido es bueno porque aumenta los funcionarios, siempre nos gustaría pedir más funcionarios, pero tenemos la limitación económica, pero ya es bueno, es un buen punto que aumenten los funcionarios. Pero las críticas mayores van por un tema de fondo de la ley.

¿Cuáles son los puntos destacables?

-Esta ley se destaca por tres cosas. Primero permite que conozcan los Tribunales Tributarios Aduaneros de la nulidad de los actos administrativos que se hayan emitidos por el SII. Antiguamente estaba en discusión si procede la nulidad administrativa o de estos actos administrativos, porque han habido dos posiciones, uno que sí lo permitían los tribunales, porque eran específicos que veían los temas tributarios, y otra corriente decía que no, que eso lo tenía que ver un juez civil porque era un tribunal ordinario y que forma parte del poder judicial. Mejora la impugnación administrativa previa al reclamo.

Otra cosa es que hoy el proyecto establece que la citación que hace el Servicio a los contribuyentes luego de la fiscalización, y que deriva en la liquidación de impuestos si es que no se resolvía. Actualmente el SII puede volver a pedir antecedentes en la citación, entonces yo contesto a la citación y todavía hay una etapa administrativa en que me van a pedir aclarar o aportar documentos, lo que es bueno.

¿Cuál sería la principal crítica?

– Dentro del reclamo hay una instancia de conciliación, que hoy no existe pero que incorpora el proyecto de ley, el problema de esta conciliación son dos: Primero que una vez que el juez llame a las partes, cualquier acuerdo al que lleguen, deben ser ratificadas por el Director Nacional, entonces si estamos hablando de que hoy hay 2 mil causas, y supongamos que llegan las mitad a conciliación, va a tener mil expedientes que revisar el director en su escritorio. Es contraproducente y un verdadero tapón, también materialmente imposible que el director de impuestos internos revise todas las causas que le lleguen con una posible conciliación, entonces se transforma en algo que va a ser más bien una quimera.

¿Y cuál sería la alternativa?

– Sería más razonable que fuera el director regional el que lo resuelva, si el director regional ya es una autoridad. Cada director que tenga que resolver sus juicios, y así no sobrecargar al director nacional que ya tiene harta carga de trabajo. El director podría generar un equipo que le ayude.

 ¿Hay una proyección de la cantidad de causas que los TTA puedan llegar a ver?

– Creo que esto debiera ser creciente. El año pasado se ingresaron 1.188 causas por $1,2 billones, y eso puede estar un año en primera instancia. Esto, menos las sentencias que se vayan dictando. Siendo positivo serían cerca de 2.500 causas (el próximo año) y que van a ir en aumento.

¿Qué otros problemas ve?

– A pesar de lo hablado anteriormente, existe el proceso de conciliación, lo malo es que por las normas transitorias sólo va a entrar en vigencia para los reclamos que se presenten desde que se publicó esto en el Diario Oficial, los que están actualmente no tienen opción de conciliación. Entonces para un contribuyente que tenga un juicio por pérdida, si la pérdida se arrastra el siguiente año puede tener un nuevo juicio. El desconcierto que se va a producir entre los mismos juicios que están en un tribunal, es que van a tener procedimientos distintos, porque así lo establece el proyecto de ley y eso no es lógico. Deberíamos instar a que haya una igualdad ante la ley de todos los contribuyentes, no sólo de los que presentan el reclamo, y los procesos debieran ser todos sometidos a la misma ley o que sometamos la retroactividad que tenemos de las leyes.

¿Y en cuanto a la recaudación?

– Si necesitamos recaudación en el país, ¿por qué negarnos a que las causas que ya están en juicio se consignen hoy día, cuando probablemente impliquen una mayor recaudación?. Cuando hay una conciliación ambas partes renuncian, en la medida en que Impuestos Internos pueda renunciar. Hay una parte en que los contribuyentes van a renunciar a lo que sea, y ese es dinero que puede entrar al Estado. Si esperamos que esta ley se publique, sólo los reclamos a partir de mañana van a ser llevados a conciliación.

¿Todos estos problemas pueden llevar a un nuevo proyecto?

– Lamentablemente sí. Podría hacerse ahora, pero faltan los estudios para ver cuántas causas van a haber con la Reforma Tributaria y las nuevas atribuciones.

Fuente: PULSO

tabs-top

Los comentarios están cerrados.