RECHAZO TRIBUTARIO DE COSTAS EN ISAPRES. EFECTOS Y OPCIONES

RECHAZO TRIBUTARIO DE COSTAS EN ISAPRES. EFECTOS Y OPCIONES

En estado de alerta se encuentran las isapres y sus equipos legales. En las últimas semanas, y en total reserva, han comenzado a contactar a los más connotados equipos jurídicos a fin de enfrentar una eventual batalla que podría terminar en tribunales internacionales e, incluso, en el Ciadi.

El origen de la disputa está en el análisis que está haciendo el  Servicio de Impuestos Internos (SII), que evalúa declarar como gasto rechazado las costas que paga cada isapre en el marco de los juicios por alzas de planes.

Para ello, a finales de mayo el SII ofició a las prestadoras de salud -a excepción de Óptima- para conocer el estatus tributario de las costas judiciales de las compañías.

Según cifras de la Asociación de Isapres, las operadoras de salud podrían terminar pagando unos $30.000 millones sólo este año por concepto de pagos de costas. Por lo mismo, aplicar un gravamen a dichos montos resultaría, señalan en la industria, la gota que rebasaría el vaso, terminando por quebrar las relaciones.

A la fecha no existe una norma establecida por el SII para que cada isapre informe en sus reportes financieros el dinero que ha destinado para el pago de costas. Sin embargo, en la industria concluyen que existen dos alternativas: Una de ellas es contabilizarlo como gasto desde la notificación de la demanda y, la segunda, es al final el pago. 

Por lo mismo el presidente de Más Vida, Claudio Santander llama al diálogo a la autoridad, pero confirma que la alternativa de acudir al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) hoy forma parte del análisis que realizan las isapres.

De hecho, las compañías ya han comenzado a encomendar estudios en derecho sobre esta materia.

“Lo que te puedo adelantar es que efectivamente esto está en marcha con varios estudios jurídicos. Los informes preliminares apuntan a que no correspondería este cobro por parte de Impuestos Internos”, señaló el directivo.

El celo del SII por obtener una mayor tributación en el mercado de la salud no es nuevo. En octubre del año pasado se dejó sin efecto una circular sobre aplicación de IVA a exámenes de laboratorio.

El SII estimaría considerar los recursos desde 2012. Entre 2012 y 2016, las costas podrían acumular $72.000 millones, por lo que el costo tributario de esta interpretación de las costas como gasto rechazado sería de $25.200 millones, según cifras de Altura Managment.

Fundamentos. Ejecutivos de las isapres coinciden en que sólo se han dedicado a cumplir la ley, por lo que no existiría sustento en la aplicación de un gravamen de estas características.

Por lo mismo, cobra mayor fuerza un reclamo en instancias internacionales, pues consideran que tendrían todo para ganar.

En términos simples, hoy las isapres se comprometen a entregar cobertura de forma indefinida. Es decir, la misma compañía de salud no puede poner término ni puede modificar dicho contrato. Bajo este modelo de cobertura de salud, a juicio de los ejecutivos consultados, las personas van demandando cada vez más, ya sea por envejecimiento o por cambios en el plan. Y por lo mismo, la isapres tiene que cumplir, de manera obligatoria, con estas condiciones.

Pero a juicio de un abogado ligado a la industria, que opta por mantener su nombre en reserva dado su contrato con una prestadora de salud, el tema es más complejo.

En su visión, la única forma por ley que las isapres pueden obtener financiamiento es la cotización. Así, “cuando tratas de corregir la cotización para poder mantener el flujo necesario para poder dar esas atenciones es donde la ley faculta a la isapre hacer una modificación una vez al año de sus precios, como única variable”.

Pero si bien se esfuerzan por mantener la cobertura comprometida con la persona y, para lograrlo, utiliza el procedimiento de adecuación “viene otro organismo del Estado, como el Poder Judicial, y dice no: Eso no se puede hacer”, añade la misma fuente consultada.

Ahí el dilema para las isapres, pues al castigar las costas se impactaría a los usuarios.

“Este mayor costo lo tendrán que asumir los cotizantes. En un país con crisis económica esta es una mala noticia. Es que Impuestos Internos anda raspando la olla para tratar de sacar plata desde donde no puede, pero hay que hacer las cosas bien y no perjudicar a las personas”, advierte el presidente de Más Vida.

Frente a la discrepancia el directivo pidió alcanzar un acuerdo bajo la actual institucionalidad.

Fuente: PULSO

tabs-top

Los comentarios están cerrados.