Poder Judicial y especialistas mantienen críticas a Proyecto de Tribunales Tributarios

Una relativa satisfacción existe al interior del Poder Judicial y de los expertos tributarios con el avance del proyecto de ley sobre tribunales tributarios. Ello, porque en los pasillos de justicia consideran que la administración tributaria que se propone todavía no contempla un independencia más profunda del Ministerio de Hacienda y del Servicio de Impuestos Internos (SII).

La iniciativa fue aprobada la semana pasada por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, donde se incorporaron una serie de indicaciones para darle una mayor independencia al funcionamiento de los nuevos tribunales. Ahora se discutirá en la sala de la Corporación para después volver a la comisión de Constitución, Legislación y Justicia.

Aunque las indicaciones enviadas por el Ejecutivo son una respuesta a la falta de independencia del tribunal tributario criticado por el sector privado en el proyecto inicial, la respuesta aún no es considerada óptima.

“Existen otros cuestionamientos que se refieren a la independencia, que siguen vigentes, como el que los jueces tributarios no van a ingresar necesariamente como miembros del Poder Judicial; van a seguir siendo funcionarios del SII, recibiendo de ahí sus remuneraciones y recursos”, sostiene uno de los ministros de la Corte Suprema.

Y es que, a juicio de los integrantes del máximo tribunal, todavía no se produce una completa autonomía de los propios tribunales respecto al SII. “Lo cierto es que, como se ha anotado, esos tribunales y sus dotaciones pertenecerán a un organismo que es parte interesada en los asuntos que ellos conocerán y que integra, a su vez, el Fisco, al que afectarán sus decisiones”.

Esta es una de las observaciones planteadas en un documento suscrito por los ministros Hernán Álvarez, Domingo Kokisch, José Benquis, Urbano Marín, Enrique Cury, Jorge Medina y Humberto Espejo, entre otros magistrados que mantienen su opinión en cuanto a la necesidad de que los tribunales sean independientes de los organismos públicos para su adecuado funcionamiento.

Si bien para el presidente de la Corte de Apelaciones, Juan González, el proyecto es una “buena medida”, plantea que se debe seguir avanzando en la autonomía funcional,pues las causas “están quedando a un lado porque hay varios ministros (de la Corte de Apelaciones) que se inhabilitan”.

Para el abogado tributario del estudio Cariola, Oscar Ferrari, las indicaciones que se introdujeron en la comisión de Hacienda de la Cámara Baja establecen una mejoría en la calificación de los jueces, pero “se dice que la calificación se hará sobre la base de informes de gestión trimestrales enviados por el propio juez y complementados eventualmente por informes del SII”.

En su opinión, “es raro que al juez lo califiquen por informes hechos por él mismo o complementados por informes del servicio. Hay un intento por mejorar la independencia, pero no está muy claro cómo van a operar en la práctica; sigue siendo un proyecto preocupado de mantener un amarre al SII”.
Otra crítica es que la prueba en estos procesos se aprecia de acuerdo a las reglas de la “sana crítica”, lo que según los privados le da bastante amplitud al juez tributario, exigiendo una reconsideración administrativa obligatoria si el contribuyente desea reclamar ante el tribunal.

Según Ferrari, la resolución que recibe a prueba la causa no es susceptible de un recurso de apelación, además de que los informes que presentan los fiscalizadores tienen el carácter de antecedente calificado, o sea tiene un antecedente probatorio a favor del SII bastante fuerte, “entonces puede quedar desbalanceada la posición del contribuyente. Estos son temas que no recogen estas indicaciones”.

El proyecto contempla la creación de 16 tribunales tributarios en el país. Su perfeccionamiento apunta a la especialización de las Cortes de Apelaciones en materias tributarias, junto a la implementación de tribunales independientes de primera instancia.

También se estipula el establecimiento de una fase administrativa obligatoria antes de iniciar un juicio, además de agilizar los litigios y aplicar gradualmente la reforma.
La iniciativa busca evitar que el Servicio de Impuestos Internos (SII) sea juez y parte de los procesos. Por ello se plantea la posibilidad de que los contribuyentes puedan recurrir a una instancia de reconsideración ante el director regional del SII.

Si la petición no es acogida los contribuyentes podrán recurrir al tribunal tributario, lo que permitirá agilizar los litigios. El trabajo de los jueces tributarios será calificado por las Cortes de Apelaciones sobre la base de los informes que elaboren los directores regionales del SII.

Poder Judicial aún critica falta de independencia en tribunales tributarios
Diario Financiero 6.04.2004.
Periodista Roberto Valencia M.

¿Le fue útil este artículo?

Fuente: Diario Financiero

tabs-top

Los comentarios están cerrados.