“Tener buena relación con el SII es un activo”

Según la revista International Tax Review, los gastos de las empresas latinoamericanas en asesoría tributaria crecieron en 80% el primer semestre de 2006. El grado de experiencia de estos profesionales es superior, y es por ello que sus honorarios son hasta 30% más altos que otros abogados no especializados.

MAGDALENA ECHEVERRÍA FAZ

Que hoy los perros de raza boxer o rottweiler tengan la cola recortada se debe, aunque suena extraño, a un tema de impuestos. Antiguamente, los perros eran símbolo de riqueza y se pagaba tributos por cada cola que se contaba. A los perros de trabajo, que no aparecían en los salones ni en las cacerías de la gente rica, se les cortaba la cola como una medida “elusiva” para no pagar el impuesto.

Contando esta historia, Juan Manuel Baraona, uno de los abogados tributaristas más destacados del país y socio del estudio BaraonaMarré, grafica lo que él quiere decir cuando habla de que todo, absolutamente todas las cosas del mundo pasan por un tema de impuestos.

Hoy, siglos después, los impuestos siguen jugando un rol preponderante. Contar con una buena asesoría no sólo significa bajar la carga tributaria de un proyecto, sino que en un mundo global significa ser más competitivo. “En un mundo global es clave eliminar los factores de ineficiencia, y como la competencia mina las holguras, nuestra tarea es hacer que los proyectos sean rentables dentro de márgenes pequeños. Tenemos que optimizar el proyecto por el lado de los costos”, explica Sergio Illanes, abogado tributarista socio de Baker & Mckenzie.

Un buen asesor tributario puede evitar que se paguen altas cifras, mantendrá todo según la ley y planificará las etapas de un negocio para que se opte por lo más conveniente. “El fisco es un socio silencioso que siempre está presente y que demanda su participación. Por eso hay que estructurar un negocio para que sea lo más conveniente tributariamente”, dice Agustín Marré, socio de BaraonaMarré. “Es importante que todas las decisiones sean caso a caso y no en términos generales. Además, hay que saber que las estructuras de un negocio son modificables, pero que todo hay que hacerlo con prudencia y buen gusto”, dice Baraona.

Muchas de las consultas corresponden a empresas que invierten en países extranjeros y que buscan buenos resultados. “En primer lugar, las empresas quieren cumplir con la ley. Cada día la tributación tiene más obligaciones y más tecnicismos. En segundo lugar, no quieren pagar más impuestos que lo necesario, considerando lo que la ley y las prácticas locales permiten. Y, en tercer lugar, no castigar el negocio en Chile con una tributación mundial desmedida por no tomar en cuenta y adecuarse racionalmente a los diversos regímenes tributarios que afectan a una cadena de propiedad, financiamiento o de servicios que toca a varios países”, explica Rodrigo Valenzuela, socio de Ernst &Young Servicios Tributarios, un departamento que tiene más de 140 profesionales en el tema impuestos.

El 90% de las consultas se realiza a modo de prevención, algo que recomiendan todos los asesores, y sólo el 10% restante corresponde a consultas posteriores o juicios, aun cuando los litigios aumentaron en cantidad y montos en el último tiempo.

“No pedir consejo o contar con una mala asesoría puede derivar en un juicio tributario que significa tener problemas por ocho o diez años”, explica Illanes.

Y es por eso que cada día hay más empresas que consultan a abogados tributaristas, y según un estudio de International Tax Review sólo en el primer semestre de este año el gasto creció en 80%, comparado con igual período del año anterior.

“Durante los últimos cinco años ha aumentado considerablemente la preocupación de las empresas por el riesgo. Hay más atención en los temas de gobierno corporativo, en los principios contables y, también, en el control de procesos tributarios. Por eso ha crecido la necesidad de apoyo en materia de impuestos y todo indicaría que la tendencia seguirá”, dice Valenzuela.

Quiénes son

El tema tributario es relativamente nuevo en los estudios de abogados y hasta antes del escándalo de Enron, que limitó algunas funciones del área consultoría de las auditoras, los principales asesores en esta materia eran las grandes como la desaparecida Andersen (Langton Clarke en Chile), Ernst & Young, PricewaterhouseCoopers, Deloitte y KPMG. Es por esta razón que la mayoría de los grandes tributaristas fueron o son parte de una auditora.

“Al seleccionar el equipo tributario de la firma hemos optado, quizás por mi pasado, por seleccionar a abogados que han tenido experiencia laboral en empresas consultoras, ya que están acostumbrados al trabajo interdisciplinario con auditores, contadores e ingenieros, y no les temen a los números”, dice Baraona, de BaraonaMarré, ex socio de Langton Clarke.

Las auditoras tienen, según ellas, varias ventajas para dedicarse al tema tributario y poseen tres características especiales.

“El tema del tamaño es importantísimo, tener un equipo de 140 personas donde 40 son abogados nos permite especializarnos en distintas áreas de impuestos y hacernos más efectivos, además que por volumen hemos visto y trabajado en una variedad de situaciones. Lo segundo es la multidisciplina de trabajo conjunto entre abogados, ingenieros y contadores en un área que es inseparablemente legal y cuantitativa, y lo tercero es la red internacional con plataformas comunes que permite trabajar globalmente”, dice Valenzuela.

Los abogados de Baker & Mckenzie, Cruzat Ortúzar & Mackenna también tienen esta red internacional, la “que permite la integración de negocios”, cuenta Antonio Ortúzar, socio de la firma.

Pero los escándalos de Enron no sólo significaron que desapareciera la más grande de las “big five”, sino que además muchos consideran que las auditoras perdieron flexibilidad con las normas. Ante esto, los estudios de abogados creen que ellos pueden acomodarse más fácilmente a los requerimientos de sus clientes y los ahora abogados de estudio destacan la relación con los clientes, mucho más personal y cercana. Además, dicen que, con estructuras más chicas, ya no se pasan “llenando formularios” internos de resguardo para evitar conflictos de interés globales. “Cuando trabajas en una consultora te ven como un experto tributario que se va; en cambio, como abogado de estudio se genera una relación de mayor confianza”, dice Marré.

OPINIÓN DE EXPERTOS

JUAN MANUEL BARAONA

BaraonaMarré

“Los negocios son cada vez más complejos y requieren asesorías más complejas y sofisticadas”.

SERGIO ILLANES

Baker McKenzie

“Cuando quieres negocios sustentables en el largo plazo, que den trabajo, sean estables y paguen impuestos, buscas un asesor”.

RODRIGO VALENZUELA

Ernst & Young

“El consejo tributario para una empresa que tiene presencia en varios países es más que la suma de consejos locales”.

AGUSTÍN MARRÉ

BaraonaMarré

“Hoy el acento del SII está en los contribuyentes, con la creación de tribunales tributarios y la revisión de criterios interpretativos”.

ANTONIO ORTÚZAR

Baker McKenzie

“Impuestos Internos no puede ser juez y parte, de ahí la importancia del proyecto de justicia tributaria independiente”.

EN CIFRAS

80%

Más gastaron el primer semestre de 2006 las empresas latinas en servicios tributarios.

60%

Más en impuestos se puede pagar si no hay planificación tributaria.

30%

Ó incluso más, es lo que cobran los tributaristas en comparación con abogados no especialistas. Aunque los abogados mejor pagados del sector son los grandes penalistas.

US$ 850

Por hora puede llegar a cobrar un experto tributario en Londres y US$ 750 en NY. En Latinoamérica, salvo Caracas y Sao Paulo, las tarifas por hora no superan los US$ 450.

Qué opinan del SII

Sergio Illanes, Baker McKenzie:

“La cara amable del SII es su eficiencia tecnológica, con un GPS de cada contribuyente; pero su problema es que tiene demasiado poder, ya que en la justicia tributaria es juez y parte”.

Juan Manuel Baraona, Baraona Marré:

“Siempre digo que no hay que exasperar al director del SII, tener una buena relación con el ente fiscalizador es un activo”.

Rodrigo Valenzuela, Ernst & Young:

“Hay que mejorar nuestro régimen de justicia tributaria, donde el tribunal de primera instancia tiene la obligación legal de resolver según las instrucciones que le da la autoridad tributaria”.

EL Mercurio, Viernes 24 de noviembre de 2006

Abogados Impuestos, una especialidad cada vez más requerida: El auge que viven los abogados tributaristas top de Chile

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.