Impuesto a Combustibles: recaudación

La recaudación fiscal por el polémico impuesto específico a los combustibles creció en los primeros nueve meses del año 17,2% en relación al mismo período del año anterior.

De acuerdo a la información entregada por la Dirección de Presupuestos (Dipres), ese gravámen llevaba recaudado al término del tercer trimestre $ 626.328 millones (unos US$ 1.252 millones).

La cifra equivale además al 0,7% del Producto Interno Bruto (PIB) estimado para el año por Hacienda.

La mayor parte del alza se explica por el incremento de 57,2% que tuvo la recaudación fiscal en el tercer período en relación al mismo lapso del año anterior.

Razones

Según afirmó el titular de la Dipres, Alberto Arenas, en el alza del período julio-septiembre incidió la baja base de comparación en relación al mismo lapso de 2006, cuando la recaudación sufrió una caída de 26,7% en comparación con el tercer trimestre de 2005.

Asimismo, la mayor actividad de la economía durante el año también habría influido en la recaudación.

Esto habría aumentado la demanda por combustibles durante el año, a pesar del alto precio que han registrado las bencinas durante 2007.

El impuesto específico se paga de acuerdo a la cantidad de combustible y no dependiendo del precio.

De acuerdo a la ley, por cada metro cúbico de diesel se paga 1,5 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) y, por la misma cantidad de gasolina, se pagan 6 UTM.

Por esto, a pesar del incremento de las bencinas durante el año pasado, la recaudación de este gravamen en ese ejercicio cayó 6,3%, lo que dice relación con una menor demanda en un contexto económico de desaceleración y de menores expectativas.

La experta en el sector de los combustibles y analista de Econsult, Michèle Labbé, indica que aunque el mayor precio de las gasolinas al consumidor no aumenta la recaudación por este gravamen, sí lo hace por el IVA.

De acuerdo a sus cálculos, actualmente el 34,9% del precio final de las bencinas es el impuesto específico y si se le suma el IVA el porcentaje asciende a 45,3%. Es decir, si el litro de gasolina de 95 octanos vale $ 640, sin los impuestos costaría $ 350.

La experta indica que “el impuesto específico no debería existir, ya que es completamente distorsionador, lo que se suma al alto precio que tienen los combustibles hoy y a que ya no es necesario recaudar esos montos con los altos excedentes fiscales”.

Por esto, algunos parlamentarios, como el diputado Julio Dittborn (UDI), han propuesto la idea de un “impuesto móvil”, que reduzca su tasa automáticamente cuando el precio de las bencinas supere un techo máximo de, por ejemplo, los $ 600.

Sin embargo, durante la tramitación del Fondo de los Combustibles, el gobierno se cerró a discutir el tema.

Electricidad

Otro factor que contribuyó al alza en la recaudación fiscal por este impuesto es la mayor demanda por este insumo de parte de las empresas eléctricas, las que han debido aumentar el consumo de diesel para generar electricidad, debido a los recortes de gas natural desde Argentina y a las menores lluvias en el país.

Recaudación de impuesto a combustibles crece 57,2% y acumula US$ 1.252 millones.
Rodrigo Cárdenas
Diario Financiero, 2.11.2007.

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.