U. Andes y U. Católica son las más beneficiadas con donaciones

$14.600 millones aportaron privados en 2006
Donaciones a las universidades chilenas: Los que más aportan y las que más reciben

Bernardita Aguirre Pascal
Monseñor Sergio Valech es el particular que más aportó a la educación en 2006. Aquí los datos del Ministerio de Educación sobre donantes, universidades que más dinero reciben y alumnos más beneficiados con nueva infraestructura y becas.

BERNARDITA AGUIRRE PASCAL

Andrónico Luksic se llamará la biblioteca que proyecta construir la facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. El honor se lo ganó el fallecido empresario en agradecimiento al aporte de $390 millones que financiarán parte de la obra.

Deloitte, PricewaterhouseCoopers, BBVA, Minera Escondida, Embotelladora Andina, Gerdau Aza, Rosen y también particulares como Cristián Eyzaguirre y Roberto Zahler son otros de los aportantes a esta facultad, una de las que más fondos de privados recauda en la Universidad de Chile, plantel que en 2006 recolectó en total $1.347 millones.

Ésta es sólo una muestra de las millonarias donaciones que cada año hacen empresas y particulares a los proyectos de investigación, expansión y ayuda estudiantil universitaria. El monto total entregado el año pasado sumó $14.600 millones para 57 casas de estudio.

A la hora de ver cómo se reparte la torta, hay dos que se comen más de la mitad. El 53,5% del total de los aportes lo reciben las universidades de los Andes y Católica, las que sumaron $7.800 millones en donaciones el año pasado. Si se agregan las tres siguientes: Universidad de Chile, Alberto Hurtado y Federico Santa María, las cinco suman $11.000 millones. Los $3.600 millones que quedan se reparten entre las 52 instituciones restantes.

Si hablamos de donantes, monseñor Sergio Valech fue el número uno en 2006. Consultado sobre el destino de su aporte prefirió no referirse al tema. Lo siguen la familia Fernández León, Banco Santander, Nestlé y Luis Enrique Yarur.

Recolectar

El nombre no basta a la hora de buscar fondos. “Trabajamos duro, durante 6 meses o más presentamos proyectos, vamos a reuniones e invitamos a los posibles donantes a la universidad”, explica el vicerrector de la facultad de Economía y Negocios de la “U”, Franco Parissi.

En ingeniería civil de la UC es la fundación San Agustín la que se encarga del “fundraising”, como se llama este proceso de búsqueda de donaciones. Sus últimas grandes obras son el edificio Hernán Briones Gorostiaga inaugurado en 2004 y el edificio José Luis del Río Rondanelli de 2007.

Las universidades privadas también tienen puestas las pilas. Las que van más rápido son la de los Andes y la Alberto Hurtado, coincidentemente ambas nacieron bajo el alero de una congregación religiosa: el Opus Dei y la Compañía de Jesús, por lo que captan aportes de estas instituciones y de sus simpatizantes.

La de los Andes encabeza el ranking de donaciones con $4.332 millones en 2006, que se usan para becas e infraestructura. “La universidad se ha beneficiado con la generosidad de muchas personas naturales y empresas” dicen y, aunque prefieren no nombrarlas, reconocen que sus benefactores están agrupados en una asociación de amigos, cuyo directorio está formado por Juan Ruiz Tagle Irarrázabal, Eduardo Fernández León, Gonzalo Ibáñez Langlois, Matías Izquierdo Menéndez y Bernardo Ossandón Larraín, entre otros.

Por cuatro multiplicó sus ingresos vía donaciones la Universidad Alberto Hurtado, pasando de $301 millones en 2005 a $1.198 millones en 2006. El explosivo crecimiento de alumnos hizo que se creara una dirección de desarrollo que trabaja “visitando personas y empresas, administrando y gestionando las donaciones”, explican en la universidad.

En la Universidad Finis Terrae, los aportes van aumentando lento, en 2006 obtuvieron vía donaciones $115 millones y proyectan para este año otros $150 millones, principalmente destinados a becas.

“No tenemos ni un equipo ni una política de levantamiento de fondos para financiar el crecimiento de la universidad a través de donaciones”, dice el vicerrector económico Roberto Correa, quien cree que la entrada de la congregación podría ayudar a captar más fondos para la universidad porque “cuando uno hace una donación obviamente ve quién está detrás”, pero aclara que hasta ahora el incremento en los aportes no ha sido radical. “La congregación asumió el consejo en un 100% hará unos tres meses y es muy luego para decir que ha habido un cambio radical, pero creo que a futuro debiera haber un aumento en las donaciones”.

LOS TOP TEN DE LAS DONACIONES

$1.600 millones

Monseñor Sergio Valech. Obispo emérito auxiliar de Santiago. Presidió la comisión Valech que estudió casos de violaciones a los derechos humanos.

$934 millones

Banco Santander. En Chile, Santander es el mayor banco del país en términos de préstamos y depósitos. En el mundo es el primer banco de la zona euro por capitalización bursátil y el séptimo en el mundo por beneficios.

$710 millones

Nestlé. Empresa de origen suizo que inició sus operaciones en Chile en 1934; hoy tiene marcas como Maggi, Savory, Milo y Nescafé.

$675 millones

Luis Enrique Yarur Rey. Presidente de BCI, banco que tiene 70 años, abogado licenciado en la Universidad de Navarra.

$621 millones

Eduardo Fernández León. Socio de Banmédica, Entel, inmobiliaria FFV, Esval y Consorcio.

$456 millones

Valerie Mac-Auliffe. Señora de Eduardo Fernández León. El matrimonio junto a sus hijos Eduardo y Tomás son la familia que más donaciones ha hecho a la educación superior. $1.334 millones en total.

$378 millones

José Antonio Garcés Silva. Socio de Embotelladora Andina y FFV y director de Consorcio, Banvida, Viña Montes, y presidente de Esval.

$376 millones

Banco del Desarrollo. Entidad fundada en 1983, que tiene 420 mil clientes y 74 sucursales y está especialmente dedicado a la microempresa. Su presidente es Vicente Caruz.

$355 millones

Tres Mares SA. Empresa de la familia Hirmas cuyo principal activo es su participación en LAN Airlines.

$210 millones

Banco de Chile. Banco controlado por la familia Luksic. La entidad fundada en 1893 destaca como el mayor banco de capitales chilenos y la segunda institución financiera más grande del país. Sus acciones están listadas en las Bolsas de comercio locales y también en los principales mercados del mundo. Su presidente es Pablo Granifo Lavín.
Domingo 11 de noviembre de 2007
El Mercurio

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.