Donaciones y Terremoto: Interpretación oportuna.

Como lo había anunciado el saliente ministro de Hacienda, Andrés Velasco, en cuanto a medidas de fomento para las zonas afectadas por el reciente terremoto tanto por parte de la Tesorería General de la República como del Servicio de Impuestos Internos, este último ha emitido la circular N° 19, en que precisa que quienes efectúen aportes en los términos establecidos en la Ley N° 16.282 podrán deducir sin límite esas donaciones para efectos del cálculo del impuesto a la renta. Así, utilizando una ley que fija las disposiciones para casos de sismos o catástrofes y establece normas para la reconstrucción de las zonas afectadas, se permitirá que a estas donaciones no se les apliquen las restricciones de renta líquida imponible ni el límite general del cinco por ciento que afectan a las demás donaciones. Adicionalmente, se precisa que el monto de estas donaciones no se computará para el cálculo de tal límite.

Esta medida debería producir un efecto positivo, ya que las empresas que realicen aportes, independientemente de si sus resultados fueron positivos o negativos, podrán aplicar la donación para deducirla como gasto disminuyendo las utilidades o incrementando las pérdidas. Asimismo, el hecho de no sumarla para el cálculo del límite legal permitirá que durante este año las empresas puedan realizar las donaciones para otros fines que hayan comprometido. Además, el que la forma de acreditar las donaciones sea expedita —sin perjuicio de una adecuada fiscalización tributaria— resulta de gran relevancia: eso otorgará fluidez a los aportes, los que podrán realizarse y acreditarse por cualquier medio usual y corriente —depósitos o transferencias bancarias a cuentas acreditadas, facturas o boletas de compra, guías de despacho, contratos de transporte o despacho, contabilidad fidedigna, entre otros.

Esta iniciativa debe entenderse como una muy oportuna interpretación de la citada Ley N° 16.282, que data de 1965 y tenía por objeto facilitar la reconstrucción del país luego del sismo del 28 de marzo de ese año. Ella debería sumarse a las propuestas del nuevo gobierno para la pronta y definitiva reconstrucción, y cabe esperar que sea el anticipo de la cooperación que la futura oposición dispensará al gobierno entrante en una tarea que compromete a toda la nación.

Facilitación de donaciones
El Mercurio, 11 de marzo de 2010.
Editorial

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.