Impuesto Combustibles: cifras.

Por J. C. Prado / P. Ojeda



Poco más de US$ 4.300 millones recaudaron los impuestos específicos al combustible, el tabaco y la minería durante el año 2011. Esta cifra representa un aumento de casi 
US$ 1.300 millones desde las cifras registradas en 2009.

De estos tres tributos el de los combustibles fue el de mayor aporte, seguido por el gravamen al tabaco y el del cobre, según cifras del Servicio de Impuestos Internos (SII). De hecho, el tributo a los combustibles aportó casi US$ 2.000 millones sólo en el año tributario 2011.

Por ello, es que el debate por el impuesto específico a los combustibles en el contexto de la reforma tributaria ha sido una de las luchas más enconadas que se han producido en el Congreso desde que el Ejecutivo ingresó el proyecto.

Es que las presiones de diversos sectores para que se rebaje o elimine ese tributo no se ciñen a un sector político determinado, sino que se identifican adherentes y detractores de ese impuesto tanto en la oposición como en el oficialismo.

En ese escenario, algunos legisladores de la UDI han sido los más críticos con el gobierno, encabezando incluso manifestaciones ciudadanas para pedir la eliminación de ese gravamen.

Lo cierto es que uno de los motivos por los que el Ejecutivo se ha mostrado cauto en esa materia es porque el impuesto específico a los combustibles es una de las principales y más efectivas herramientas de recaudación fiscal.

Con este aporte de US$ 2.000 millones al fisco se confirmó la tendencia al alza en materia de recaudación que mostró en 2009 con aporte fiscal de US$ 1.364 millones y de US$ 1.820 millones en 2010.

Por ende, desde 2009 a 2011 el incremento de los recursos que aportó al fisco sólo el tributo específico a los combustibles fue de poco más de US$ 630 millones.

Tabaco


Otro impuesto que anotó un importante aumento en su aporte al fisco fue el tributo específico al tabaco que en 2009 aportó $ 556.651 millones, en 2010 $ 647.637 millones y en el último año hizo lo propio con $ 741.654 millones.

En este caso, la diferencia entre 2009 y 2011 alcanza a $ 185.003millones, o sea poco más de 
US$ 370 millones.

El aumento del impuesto pagado por la industria nacional pasó de $ 543.983 millones en 2009 a 
$ 635.278 millones en 2010 y a 
$ 721.260 millones en 2011.

En tanto, el aporte del tabaco importado fue de $ 12.668 millones en 2009, $ 12.359 millones en 2010 y $ 20.394 millones en 2011.


Factor precio 
impactó en el cobre


Pero los impuestos a los combustibles y al tabaco no fueron los únicos tributos específicos que mostraron un aumento en la recaudación, dado que el buen precio del cobre que se evidenció en 2011 también sirvió para que los ingresos por el metal rojo se ubicaran en niveles históricos desde la implementación del royalty.

Si bien este tributo es el único contemplado en esta medición que no se aplica a un producto en particular, sino que a una actividad comercial, tuvo un importante impacto en las arcas fiscales.

Con una cotización promedio en 2011 de US$ 3,99 la libra de cobre, el impacto en la recaudación fiscal fue notorio debido a que ese ítem registró 
$ 283.602 millones en 2009, y luego tuvo una brusca caída en 2010 con sólo 
$ 171.025 millones recaudados ese año, pero se recuperó de buena forma en 2011 -precisamente por el alto precio del metal rojo- con un aporte fiscal de $ 415.914 millones.

Diario Financiero, 5 de julio de 2012.

¿Le fue útil este artículo?
tabs-top

Los comentarios están cerrados.