CONSULTORA: NORMAS ANTIELUSIÓN VAN EN LÍNEA DEL BEPS

CONSULTORA: NORMAS ANTIELUSIÓN VAN EN LÍNEA DEL BEPS

Precios de transferencia, normas BEPS o Country by Country (CBC) report, pueden ser conceptos que aún estén alejados de la realidad chilena, sin embargo pronto serán parte del día a día de muchas empresas, tanto nacionales o internacionales, con  sede en más de un país.

Así lo determinó la OCDE en 2014, creando las normas BEPS o erosión de la base imponible y el traslado de beneficios, por sus siglas en inglés, que busca evitar que las empresas multinacionales atribuyan sus costos en países con mayor carga fiscal, y retiren los beneficios en países con una menor carga tributaria, obteniendo de esta manera beneficios impositivos.

Esto plantea un nuevo desafío para las empresas, quienes deben cumplir con las 15 normas que contemplan las BEPS.

A raíz de ello la consultora en información para agentes económicos, Thomson Reuters, realizó una encuesta a más de 180 ejecutivos de empresas, y directores de impuestos y precios de transferencia, en más de 35 países, contemplando a más de 20 industrias.

Uno de los principales resultados del estudio es que 1 de cada 4 empresas multinacionales no cumplirán con el primer plazo propuesto por la OCDE, de empezar a regir el 31 de diciembre de 2017.

Según explica el gerente de soluciones de software de tax & accounting de Thomson Reuters en Chile, Tomas Trossero, esta demora obedece a que el alto costo de horas trabajadas dificultaría la elaboración de los informes, específicamente el de precios de transferencias, que es la medida catalogada de  mayor preocupación por los encuestados.

Según aclara, los sistemas no están del todo preparados y la realización de estos informes los deben realizar profesionales altamente calificados, en programas específicos digitales.

“Esto los gerentes lo ven como un problema, porque cumplir ahora no va a ser sólo cumplir con el fisco A o B, sino que van a tener que armar un informe que les permita reportar a varios países y además teniendo en cuenta que los países se van a compartir información entre ellos” agrega Trossero.

Lo anterior, porque el reporte Country by Country (CBC) es un informe macro de la compañía, pero con antecedentes de las operaciones de cada país donde las empresas tengan presencia, con el fin de evitar erosiones tributarias.

El experto indica que “las 15 acciones que presenta BEPS busca que se pague lo justo en cada jurisdicción; que las empresas no realicen estructuras o acciones elusivas de impuestos; la idea es que cada país donde la empresa tiene operaciones pueda recaudar los impuestos correspondientes”.

La encuesta de Thomson Reuters también señala que del total de empresas que se están preparando activamente para esta nueva normativa, un 59% es europea, y un 48% es  americana y/o del Asia-Pacífico.

También del total, un 75,7% afirma que su principal preocupación es el informe CBC de precios de transferencia.

Esto, porque un 50% de las empresas señalan que no tienen una base de datos centralizada con las políticas intercompañías y las políticas fiscales necesarias para cumplir con los nuevos requisitos de documentación de precios de transferencia.

Dentro de este último ítem, un 78,5% de los consultados afirma que aquellos que les demandará mayor tiempo es la documentación del reporte CBC; un 50,3% sostiene que son los riesgos, recaracterización y medidas especiales de precios de transferencia;  y un 44,6% asegura que la categoría de los intangibles los mantendrá más ocupados.

Thomson Reuters señala además en su encuesta, que si bien muchas compañías están diligentemente preparándose para BEPS, algunas están limitadas por recursos bajos y otras están adoptando un enfoque “potencialmente peligroso” de esperar y ver.

¿Qué pasa con Chile?

Si bien la encuesta realizada por Thomson Reuters no consultó a multinacionales chilenas, Tomas Trossero sostiene que “lo que viene a hacer BEPS es utilizar un poco la normativa que ya tiene Chile, pero ampliarla y pedir cuestiones específicas de compliance y normas antielusión, para las cuales Chile ya ha venido emitiendo normativas a partir de septiembre de este año. Hay un montón de cosas en las cuales Chile viene en línea con todo lo que está pasando”.

Si bien reconoce que “es un país muy joven en legislación de precio de transferencias, de cualquier manera la autoridad regulatoria chilena tiene profesionales muy buenos y destacados que participan en la OCDE y están en la cocina de todas estas cuestiones”.

No obstante, critica que aún no exista comunicación de parte del fisco y que, por lo mismo, las empresas chilenas se encuentran expectantes ante las normas BEPS.

Ante esto, sostiene que “no es sólo un tema con el fisco chileno, entonces entendemos que deberían empezar a tomar el tema con más seriedad porque la carga horario y de trabajo que va a involucrar va a ser mayor, siempre y cuando asumamos que tenemos las dificultades de generar la información que sea consistente con varios países”.

En Chile, como el resto de los países de la OCDE suscritos a estas normas, el incumplimiento de éstas acarrea una falta fiscal, con las respectivas acciones que pueda adoptar el Servicio de Impuestos Internos al respecto.

¿Le fue útil este artículo?

Fuente: Pulso. 23 de diciembre de 2015. Por Pierina Bertoni.

tabs-top

Los comentarios están cerrados.