Royalty 3: las opciones

Nuevo revés sufre relación entre el gobierno y mayor minera privada que opera en Chile. Ministerio de Hacienda rechaza propuesta de Minera Escondida para pagar el royalty
En las últimas semanas trataron de consensuar una fórmula para el pago de ese impuesto. Tras el fracaso de las conversaciones, el gobierno afina proyecto aclaratorio.

En el mas absoluto hermetismo el gobierno y Escondida intentaron consensuar una salida para que la minera pague finalmente el royalty. Según trascendió, en las últimas semanas asesores del Ministerio de Hacienda y ejecutivos de Escondida activaron los contactos y materializaron varias conversaciones con el propósito de dar con una fórmula que fuera respaldada por ambas partes.

Si bien el gobierno ya en esa fecha tenía previsto enviar al Congreso un proyecto para perfeccionar los vacíos legales que dejó la ley del royalty, al Ejecutivo le interesaba elaborar una normativa que fuera apoyada por la minera.

Esto permitiría una tramitación más rápida en el Parlamento y evitar que el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, traspasara el problema a la administración de Michelle Bachelet, que asume el 11 de marzo. Sin embargo, las tratativas fracasaron en los últimos días. Fuentes ligadas al proceso explicaron que la idea del gobierno era lograr que Jeco y el IFC -brazo financiero del Banco Mundial-, que poseen el 12,5% de Minera Escondida, renunciaran a la invariabilidad tributaria.

Esto era clave, porque la decisión de esos socios de mantener un régimen tributario del 42%, según la ley del royalty, eximía a Escondida de pagar el impuesto.

Por el contrario, si Jeco y el IFC renunciaban a la invariabilidad tributaria, se generaban las condiciones para que Escondida pagara el royalty.

El Ejecutivo estaba dispuesto a dar -a través de la nueva ley que se enviará al Congreso- un nuevo plazo a Jeco y al IFC para que renunciaran la invariabilidad (el primero venció el 30 de noviembre de 2005), lo que dejaría en condiciones a Escondida de pagar un impuesto de 4% sobre el resultado operacional y no de 5%, si el Ejecutivo logra obligar a la minera a cancelar ese gravamen.

Si embargo, la propuesta del Ejecutivo no tuvo acogida en Escondida. Según las fuentes, la minera habría visto que no había ninguna retribución a Jeco y al IFC por su renuncia a la invariabilidad.

En las conversaciones la minera habría efectuado algunas propuestas al gobierno, tendientes a recibir algún tipo de compensación en materia de impuestos.

Estas apuntaban a usar los incentivos tributarios que da el actual sistema impositivo. Además, su propuesta apuntaba a que el nuevo proyecto del royalty permitiera a las mineras mitigar el impacto tributario global que pagan estas compañías dentro y fuera del país.

Según trascendió, la proposición fue inicialmente bien recibida en el gobierno, pero al final se optó por rechazarla, lo que generó el rompimiento de los contactos que se habían mantenido con Escondida.

Nuevas opciones

Las fuentes indicaron que ahora el gobierno está barajando varias alternativas para el nuevo proyecto de royalty que enviará al Parlamento en los próximos días.

La solución más pública que se ha dado es una normativa que permitiera a Jeco y al IFC renunciar a su invariabilidad tributaria, y que permitiera posteriormente devolverles a esos actores parte del royalty que pagará Escondida.

Para el gobierno dar una solución a este conflicto es vital, porque si Escondida no paga, el fondo del royalty recaudará 40% menos de lo que estaba previsto.

La Tercera, 3 de marzo de 2006.

¿Le fue útil este artículo?

Fuente: La Tercera

tabs-top

Los comentarios están cerrados.