Uso de Franquicia Sence en 2006

Durante el año pasado, la entidad estatal descubrió un mal uso de la franquicia tributaria equivalente a 500 cursos de perfeccionamiento.
Expertos sostienen que se debe incrementar la fiscalización sobre los institutos hechizos para evitar las estafas de los últimos años.

PABLO OBREGÓN CASTRO

El Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) no ha logrado superar del todo los hechos que lo tuvieron en medio de escándalos hace un par de años. El recién asumido director nacional del Sence, Fernando Rouliez Fleck, entrega el primer balance de lo que fue 2006 para esta entidad y reconoce que se incrementó drásticamente el control de los recursos públicos, pero, no obstante, se detectaron unos $327 millones en franquicia tributaria mal utilizada.

Las principales causas de retención fueron solicitud de tramos de franquicia superiores a los que realmente corresponden (de acuerdo al nivel de remuneraciones de los participantes), participantes sin relación laboral con la empresa, cursos no realizados por los partícipes, contribuyentes que no se presentaron a los procesos de fiscalización y cursos dictados en condiciones distintas a las aprobadas por el Sence (menor número de horas cronológicas).

Sombras

En 2003 se pinchó la burbuja Sence. Se registraron créditos por $4 mil millones gestionados por la empresa Proem, que no llegaron a los microempresarios, aparte de un caso de uso malicioso de recursos de capacitación por mil millones por parte de la empresa Siglo XXI.

Aunque escándalos de esa talla no se han vuelto a descubrir, el celo fiscalizador que inauguró la ex directora, Jossie Escárate, tuvo su precio.

Tal como advierte Fernando Rouliez Fleck, el mayor control sumado al cambio de 13 UTM a 9 y 7 UTM como tope de uso de franquicia para las microempresas desincentivó, efectivamente, su uso para este sector.

“El número de empresas usuarias de la franquicia disminuyó. Sin embargo, el número de trabajadores capacitados no ha decaído. Actualmente, hay menos empresas capacitando, pero a un número mayor de trabajadores”.

Además, “la forma de ejercer la fiscalización no puede considerarse exagerada o causante de la fuga de beneficiarios, particularmente porque su operación se sujeta a las exigencias legales que regulan el sistema, lo que obviamente se traduce en que la mayoría de los actuales usuarios cumplen con los requisitos”.

Hechizos

Recién en septiembre de 2006 la autoridad puso punto final al surgimiento y operación de centros de formación hechizos. Sobre lo que ocurrió antes, nadie sabe.

De un total de 6 mil organismos técnicos de capacitación (Otec), sólo 1.200 presentaron a tiempo sus antecedentes para lograr la certificación.

Y de ellos, 1.000 siguen funcionando como parte del Registro Nacional. Pese a todo, los fraudes ocurren con regularidad.

“Pese a que este balance puede resultar bastante mejor que el de otros años, la plata que se pierde no deja de ser”, dijo el director de la Corporación de Capacitación de la Cámara Chilena de la Construcción, Alberto Ureta, quien pese a todo, está convencido de que el Sence tiene mucho espacio para transparentar su gestión. Sobre todo si se considera que el Sence es la repartición pública que exhibe el mayor incremento presupuestario para este año: crece 26% y se sitúa en los $39.011 millones.

Con todo, el nuevo director de la entidad pretende que la renovada acción fiscalizadora permita reducir los fraudes con franquicia tributaria a sólo 0,5% del total de la inversión.

Finalmente, los OTIC -organismos que intermedian entre las empresas y los centros de formación técnica que entregan capacitación vía Sence- no pueden estar vinculados con las instituciones que ejecutan los cursos. No obstante, ocurre.

PRESUPUESTO

LOS RECURSOS que maneja el Sence aumentan este año 26% y se sitúan en los $39.011 millones.
Balance del nuevo director, Fernando Rouliez Fleck.

El Mercurio, 9 de enero de 2007.
El Sence detectó fraudes por $327 millones en 2006

Pablo Obregón Castro

tabs-top

Los comentarios están cerrados.